Vasconi Solutions IOT, mi gran desafío

Esta historia arranca por 2016 , recuerdo estar sentado en un mesón de Starbucks, esquinas de Mitre y Callao, intentando medir la temperatura del lugar con un sensor que había conectado a internet. El objetivo: que esos datos fuesen directo a una hoja de cálculo online y en tiempo real.. Poder compartirlos con otras personas potencialmente interesadas. Yo miraba esa hoja con asombro, donde fila tras fila, segundo a segundo, aparecían datos.

No es que estuviera particularmente interesado en la temperatura de aquél sitio, más bien me parecía genial poder conectar cosas pequeñas, simples, a la gran red.

A esta práctica se la conoce como Internet de las Cosas, o IOT en inglés, y trata de eso, conectar pequeños sensores o aparatos que disponen de alguna información útil y transportarla vía internet hacia algún destino, de manera inmediata. Darle alas a esos aparatos, que nacieron aislados, algo similar a lo pasó con las computadoras antes y después de la llegada de Internet.

Pero volviendo a la historia, recuerdo que al ver los datos en la pantalla pensé: tengo que publicar la experiencia, hacer un canal de Youtube tal vez?. No les pasa de querer hacer un canal de Youtube cada tanto, y caer en la cruda realidad de lo difícil que es!? ;P

Bueno, nunca llegué a crear ni el video, ni el canal, aunque sí compré soporte para cámara y otros accesorios. En lugar de eso, fabriqué un prototipo, y al poco tiempo lo había instalado para conocer el nivel de agua de un tanque en el campo de un amigo.

Así empezó todo este proyecto, combinando un par de experiencias que encajaban a la perfección. Hoy es una plataforma que, por medio de una red de sensores, recolecta información en sitios remotos, permitiendo a las personas mejorar sus procesos productivos, siendo pro-activos y colaborativos en la toma de desiciones. 

El entusiasmo siguió en aumento hasta hoy (y sigue!), muchas horas de trabajo, mucho aprender, prueba-error-corrección, empezar tres veces desde cero, hasta tomé un curso de varios meses (decir que estudié es muy pretencioso), y poco a poco empecé a vislumbrar el gran desafío que implicaría crear una empresa con posibilidades de escalar. Sentir eso, con convicción verdadera, ya es un logro en sí para mí.

Arrancó 2019, y puedo decir que aquella idea se convirtió en una realidad, aunque los desafíos no terminan, es más, siento que recién empiezan. Va a ser un año difícil para todos, pero yo al menos tendré motivos para seguir adelante porque a este sueño aún no le veo límite.

Y para termina este breve relato / lanzamiento, les cuento algunos problemas que detectamos y que ya estamos solucionando, para que tengan una idea de que se trata todo esto:

Podemos medir la temperatura y la humedad del aire en sitios sensibles como invernaderos, trazar el historial de la cadena de frío de alimentos para control de calidad, alertar cuando se producen cortes de energía eléctrica o subas de temperatura que pudieren dañar cierta producción. Podemos monitorear niveles de líquido en bebederos y tanques de zonas rurales evitando el sufrimiento o la muerte de los animales. También podemos medir la temperatura en líquidos, tanques de leche, etc. Conocer el momento exacto cuando se produce la apertura o cierre de puertas y portones, fundamentalmente en sitios alejados o donde se requiere por razones de seguridad. Estamos desarrollando sensores con cámaras que permiten conocer el estado de los caminos rurales o también monitorear trampas de plagas y anticipar brotes de enfermedades. Esto último, por ejemplo, en colaboración con la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba

Página lanzamiento https://vasconisolutions.com

Sensor
App

Cuando las máquinas trabajan para uno

Allá por 2012, en plena exploración y uso de las bondades que ofrece el software libre, implementé algunos servicios y configuré pequeños programas con el objetivo de monitorear y anticipar los fallos que, con seguridad, se darían en los diferentes equipos y servidores de los cuales yo era (y soy hasta la fecha en muchos casos), responsable.

Recuerdo que lo más interesante de esa experiencia fue entender el verdadero potencial que tienen las máquinas.. Si. Algo que parece obvio, se hace más claro cuando realmente podés “hacer que las máquinas trabajen para vos”.

Esa idea se me quedó siempre en la cabeza, y hoy les quiero contar como lo estoy implementando y pensando integrar a otro de mis proyectos, digamos la “estrella”, del que pronto escribiré en este blog.

Mis amigos son casi siempre los disparadores, motivadores de ideas en mí, y supongo que les pasará también a Ustedes. Para el caso fue una charla en que Rodri Martín me contó cómo había implementado un programa (basado en linux, siempre), que le ayuda a brindar un servicio de excelencia para sus clientes. Mis experiencias pasadas fueron con herramientas similares pero que luego fueron abandonadas por diversos motivos: mudanzas, cambios de equipamiento, falta de enfoque, que lleva a uno a estar corriendo tras lo urgente, en lugar de dedicar tiempo a lo importante.

Así fue que con su ayuda monté el programa y comencé a recibir los primeros datos. Lo que me atrapó especialmente fue la idea de que se podían enviar cualquier tipo de dato que uno fuese capaz de obtener con algún comando estándar ejecutado desde la consola o terminal del equipo. Porque esto hace que el sistema sea extremadamente flexible.

Los datos recibidos se almacenan, permitiendo consultar estados y valores históricos, los eventos anómalos disparan alertas y también es posible ejecutar acciones inmediatamente, de forma automática.

Paradójicamente todo ésto se parece mucho al sistema que vengo desarrollando hace casi ya dos años, donde por medio de sensores y actuadores es posible automatizar y monitorear variables en zonas rurales.

Volviendo al asunto. Estoy completando la implementación y configuración de este pequeño monstruo, y para que tengan una idea de la potencia del mismo, voy a monitorear desde estados de discos rígidos (poco espacio, fallando, etc), consumo de recursos, temperatura de los equipos y centros de datos, estado o situación de las copias de seguridad automáticas, y una larga lista de etcéteras porque con seguridad se me ocurrirán nuevos usos

Es realmente fantástico disponer de un único centro de monitoreo y control para las decenas de procesos y equipos que todo administrador de IT tiene a su cargo.

Quiero reforzar lo que ya comenté arriba, o decirlo de otro modo: si dedicamos un poquito de tiempo, cada día, a lo que es realmente importante, lo urgente pasará de ocuparnos el día entero, a no existir. Las máquinas bien usadas son generadoras de recursos. Aprendamos a sacar provecho de ellas.

Aquí algunas imágenes de los primeros pasos utilizando la herramienta.

 

Herramientas:

https://www.zabbix.com/

Agradecimientos:

Especialmente a Rodrigo Martín y Pablo Stillger de INDETICS

Mini Impresora 3D

Hace algunos años (2012 creo), con mi amigo Daniel Lotano hicimos algunos avances en el afán de construir una mesa de 3 ejes para acoplar una fresa, una herramienta de desbaste que permitiera crear objetos a partir de un material en bruto. Soldamos algunas placas pero no llegamos a fabricar la mesa, que presenta algunas dificultades de tipo mecánicas considerables. Básicamente se trata de 3 ejes alineados entre sí, que barren los 3 planos.. x, y, z. Esta máquina de desbaste requiere una estructura importante, porque hace fuerza, “empuja” la herramienta de corte contra el material que se quiere modelar.

Pasa el tiempo y aparece Arduino, unas placas electrónicas multipropósito, de diseño abierto, que facilita en gran medida la creación de  proyectos, ya que es posible comprarlas y grabarles un programa que haga la tarea deseada.

Cabe destacar que el proyecto Arduino se hizo tan popular, que miles de personas en todo el mundo publican “pedazos” de código de programa para miles de tareas pequeñas.. Si uno junta los pedazos adecuados, puede llegar a construir algo, incluso sin haber tenido que programar ni una sola línea.

Arduino es la puerta de entrada para gente sin conocimientos a la electrónica, la domótica, la robótica, el IOT, etc. Muy interesante para niños y jóvenes en particular.

Yendo al grano, les quería mostrar este aparato que hicimos con Daniela. Es un prototipo de impresora 3D, fabricado con partes de grabadoras DVD viejas de PC de escritorio y algunos materiales de ferretería: tornillos, tuercas, arandelas, ménsulas y madera. Además de una placa Arduino, claro.

La idea fue hacer una primera aproximación al mundo de la impresión 3D, compartir y entusiasmar, jugar con los hijos, aprender los conceptos, los protocolos, las mañas..

El paso uno fue ensamblar los ejes, fijarlos, conectar la electrónica de control a los motores, probarlos (quemarlos por error), hacer una primera aproximación al idioma de estas máquinas (llamado Codigo G), y por fin, lograr que haga un dibujo en 2D.. porque aún no compramos el cabezal (hotend), que derrite el filamento de plástico y que permitirá realizar los objetos en 3D. Los objetos o piezas, están formadas por muchas capas de dibujos en 2D, por decirlo de algún modo. El eje X e Y conforman una capa (un dibujo), y el eje Z es quien hace “crecer” el modelo, le da volumen. Las capas pueden ser diferentes según la forma final del objeto que se imprime.

Costó un fin de semana armar el conjunto, unas cuantas idas y vueltas a la ferretería del chino; amor, odio (hacia el chino y familia), pero finalmente se pudo hacer funcionar.

 

Y algunas fotos del proceso..

Automatizando Domos para Observatorios Astronómicos

Se cumple un año desde que comencé el desarrollo de un aparato para automatizar el control del domo en los observatorios astronómicos. Sin embargo, la idea de construir tal equipo es más vieja que eso. Allá por 2015 empecé a investigar el tema y determiné que debía diseñarlo para que fuese compatible con las aplicaciones comerciales existentes. Hasta ese momento mis proyectos incluían un software de desarrollo propio que el usuario debía operar por separado.

Por esos años hice enfocadores para telescopios, control de monturas para telescopios, sistemas de guía para telescopios manuales, etc.

Pero volviendo al 2015.. Entendí que, si iba a construir aparatos de uso general, debía ser posible controlarlos de un modo igual de general.

La investigación me llevó a conocer el proyecto ASCOM, creado por una comunidad de programadores y aficionados a la astronomía. Se trata de un framework para el desarrollo de drivers que permiten vincular equipos de construcción propia con aplicaciones comerciales.

No sin tener que sortear varios obstáculos, finalmente logré dar con un programador de Visual C++ que comprendió e interpretó el framework, sacando adelante una versión preliminar del controlador. Cabe destacar que no es tarea simple lograr que un programador salga de su zona de confort, se ponga a investigar y leer documentación nueva, para encarar un proyecto que no podrá vender dos veces. Este fue el caso de José, un desarrollador Venezolano.

A la par de José, yo fui desarrollando la otra pata del proyecto, que por cierto bauticé como: VasconiSolutions Dome. Se trató de un programa escrito en C que corre sobre una placa Arduino, controla algunos relés y lee un encoder óptico. Un encoder, para quien no conoce, es un dispositivo que cuenta las vueltas de un eje. El objetivo de todo esto: automatizar el giro del domo en observatorios astronómicos, de modo que siempre esté alineado con el telescopio. Cuando no se cuenta con este beneficio, el operador del observatorio debe alinear manualmente telescopio y domo, muchas veces por noche.

El primer interesado en la solución fue Jorge, un aficionado colega y amigo, que encaró la construcción de un observatorio propio. La fabricación del Domo estuvo a cargo de mi tío Roberto, de modo que todo quedó entre amigos y familia.

Después de varias pruebas y correcciones, ayer, 16 de septiembre, empezó el trabajo de montaje y puesta a punto, no sólo del sistema para control del domo, sino también de todo lo relacionado a la tecnología informática del Observatorio: computadora, cámaras, filtros, telescopio, etc..

Adjunto algunas imágenes de la jornada de trabajo que compartí con Jorge, Roberto Vasconi y Pablo Vasconi, por cierto excelente, que completamos con un asado y brindis por esas primeras luces “no oficiales” del equipo.

Juguemos a programar

Esto de ser adultos no tiene mucha gracia a menos que podamos mantener vivo el instinto del niño que juega y explora.

Hace algunos días, con Daniela compramos un kit (y algunos componentes extras), y ensamblamos un autito. El aparato puede detectar cambios de contrastes en el suelo, por lo que pensamos programarlo para que siga una línea oscura, curva, y aleatoria en todo su desarrollo.

El primer intento de programación lo hice  con las nenas: Pensamos y dibujamos  cuales serían las posibilidades con las que se puede encontrar al auto a lo largo del recorrido, y resultaron ser cuatro. Lo que hicimos después fue escribirlas con palabras simples y luego pasarlas a código C para grabarlo en un Arduino (cerebro del autito).

La experiencia fue genial ( según el padre:)). Pensar la manera de resolver un problema en equipo, proponer ideas.. aveces hasta soluciones aparentemente sin sentido, con tal de descartar o entender algo.

Tuvimos suerte y las pruebas salieron bien desde el principio, asi que ellas pudieron ver, tocar y comprobar como funcionaba ese aparatito que momentos antes habían definido en su cabeza y en la pizarra.,

Esto recién empieza y es un juego que nos divierte a todos!

Trabajando en el taller

Hace algunos meses, mientras poníamos a punto los equipos del Observatorio Gato Gris, Carlos Colazo nos embaló (como es su costumbre), explicándonos técnicas y procedimientos con los que él mismo trabaja y mide objetos que se mueven por el cielo. En particular nos enseñó las que utiliza para obtener datos de asteroides lejanos, una técnica llamada ocultación de estrellas por asteroide. En dos palabras, se trata de un eclipse donde un asteroide “tapa” la luz de una estrella. Aunque parezca mentira, ese eclipse produce una pequeña y larga sombra que se proyecta en alguna parte de nuestro planeta, en un determinado instante. El mejor resultado sería ver cómo la estrella “desaparece” por unos segundos y luego aparece nuevamente. Predecir esos eclipses y medirlos es un trabajo difícil, que lleva mucho tiempo, pero valdrá la pena intentarlo un día.

Carlos nos conectó con Cesar y fue así que, esa misma tarde, cerramos trato para comprarle su montura NEQ6. Una montura es el soporte motorizado que permite al tubo óptico (telescopio), moverse y encontrar los objetos más pequeños en el cielo.

Yo tenía un telescopio Meade, tipo Newton de 10 pulgadas de espejo, con una montura original de madera para observación visual (y que luego reemplazamos con otra fabricada por Roberto, a la que nunca terminé de hacerle la electrónica de control), entonces pensamos que podría funcionar, a pesar del diseño un tanto largo del tubo,  subirlo a la nueva montura motorizada.

Pero faltaba algo, crear la pieza vinculante, llamada cola de milano, a partir una planchuela de aluminio, de 300 mm de largo, 80 mm de ancho, 19 mm de altura y 1.2 kg de peso.

La cola de milano es una pieza con dos caras en ángulo que se encaja con otra pieza igual pero de ángulos opuestos. Esto permite que una de las piezas se desplace, y al mismo tiempo se mantengan juntas.

Aquí se puede ver la rectificación de una de las caras de la planchuela que estaba muy deformada.

Cuando la cara posterior estuvo plana, pasamos a darle forma a los laterales: la cola de milano propiamente dicha. Usamos una fresa de 6 filos en forma de cono con 60 grados de inclinación.

Ambos laterales con ángulos de 60 grados.

Lo más complicado del trabajo fue tomarle la mano a la diferentes fresas y encontrar el mejor modo de sujetar la pieza en la mesa en cruz.

Primera parte de la pieza de acople

Para continuar el trabajo, Diego fresó cuatro piezas que forman dos puentes a cada extremo de la cola de milano. Estos puentes son el vínculo entre el telescopio y la cola de milano. Dos de ellos son cóncavos y dos convexos. La idea es formar un sandwich con el tubo óptico para darle más firmeza al conjunto.

27/10/18

A continuación, una serie de fotos y videos del proceso de fresado de los puentes.

Fotos del montaje final.

 


Queremos agradecer muy especialmente a Diego Revello, que prestó su tiempo, taller, herramienta y conocimientos para que éste proyecto viera la luz.

Dani y Nico

Visitando Oro Verde

14 de Julio de 2018: visitamos el observatorio Galileo Galilei de nuestro amigo Cesar Fornari en Oro Verde, Entre Rios, quien nos recibió y nos hospedó muy amablemente en su casa.
Meses atrás, en una visita técnica al observatorio  El Gato Gris – Tanti, pudimos conectar con él y acordar la compra la que sería nuestra primer montura robotizada comercial.
Al llegar nos encontramos con otros amigos aficionados, Carlos Colazo, Luis Mansilla y Aldo Mottino. De todos ellos aprendimos técnicas y protocolos de trabajo típicos del registro de ocultaciones estelares por asteroides entre otras; que pusimos en práctica esa misma noche, además de compartir charlas y buena comida.

Trabajamos en la observación de una ocultación por parte del asteroide 2010 EK139 y, aunque resultó negativa desde nuestra posición, la experiencia fue muy buena y entretenida.

De regreso en la ruta con Dani, pensamos que sería interesante aprovechar la “desventaja” de no contar con un observatorio fijo y se nos ocurrió que podríamos salir a cazar eventos a los diversos rincones de nuestro país.

Hacer astronomía, viajar, conocer lugares y personas.