Trabajando en el taller

Trabajando en el taller

Una vez más, acudimos a la ayuda de los especialistas en mecánica y poseedores de talleres con maquinaria y herramientas necesarias. Diego Revello nos dió una mano en esta oportunidad para construir la pieza que servirá de nexo entre el tubo óptico (telescopio), y la montura NEQ6 (ecuatorial Alemana).

Nuestro telescopio, un Newton de 10 pulgadas de espejo, poseía una montura de tipo Dobson, y es por ello que creamos una pieza llamada cola de milano, estándar en las monturas ecuatoriales, a partir una planchuela de aluminio, de 300 mm de largo, 80 mm de ancho, 19 mm de altura y 1.2 kg de peso.

Aquí se puede ver la rectificación de una de las caras de la planchuela que estaba muy deformada.

Cuando la cara posterior estuvo plana, pasamos a darle forma a los laterales: la cola de milano propiamente dicha. Usamos una fresa de 6 filos en forma de cono con 60 grados de inclinación.

La pieza lograda se puede ver en la foto de abajo. Ambos laterales con la rampa de 60 grados.

El trabajo duró unos tres días de seis horas cada uno. Lo más complicado fue tomarle la mano a la diferentes fresas y encontrar el mejor modo de sujetar la pieza en la mesa en cruz, ya que es clave la fijación antes de comenzar a trabajar.

La presión de las diferentes mordazas o artilugios de fijación es completamente diferente, por lo que se recomienda tratar de no mover la pieza hasta haber completado el trabajo sobre la misma. Todas cosas que aprendí de una máquina fresadora.

Para completar el trabajo debemos desbastar, con máquina CNC, la cara superior (foto), generando una superficie cóncava, de forma tal que permita atornillar la pieza directamente al cuerpo del telescopio, además de realizarle algunas perforaciones con el objeto de eliminar  material (hacerla más liviana).

Un paso más cerca de tener nuestro equipo en condiciones para realizar trabajos que nos diviertan y enseñen astronomía.


Agradecemos enormemente la colaboración y preparación de herramientas y taller que realizó Diego Revello, si la cual el proyecto no hubiera podido llegar a buen puerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *