Esta historia arranca por 2016 , recuerdo estar sentado en un mesón de Starbucks, esquinas de Mitre y Callao, intentando medir la temperatura del lugar con un sensor que había conectado a internet. El objetivo: que esos datos fuesen directo a una hoja de cálculo online y en tiempo real.. Poder compartirlos con otras personas potencialmente interesadas. Yo miraba esa hoja con asombro, donde fila tras fila, segundo a segundo, aparecían datos.

No es que estuviera particularmente interesado en la temperatura de aquél sitio, más bien me parecía genial poder conectar cosas pequeñas, simples, a la gran red.

A esta práctica se la conoce como Internet de las Cosas, o IOT en inglés, y trata de eso, conectar pequeños sensores o aparatos que disponen de alguna información útil y transportarla vía internet hacia algún destino, de manera inmediata. Darle alas a esos aparatos, que nacieron aislados, algo similar a lo pasó con las computadoras antes y después de la llegada de Internet.

Pero volviendo a la historia, recuerdo que al ver los datos en la pantalla pensé: tengo que publicar la experiencia, hacer un canal de Youtube tal vez?. No les pasa de querer hacer un canal de Youtube cada tanto, y caer en la cruda realidad de lo difícil que es!? ;P

Bueno, nunca llegué a crear ni el video, ni el canal, aunque sí compré soporte para cámara y otros accesorios. En lugar de eso, fabriqué un prototipo, y al poco tiempo lo había instalado para conocer el nivel de agua de un tanque en el campo de un amigo.

Así empezó todo este proyecto, combinando un par de experiencias que encajaban a la perfección. Hoy es una plataforma que, por medio de una red de sensores, recolecta información en sitios remotos, permitiendo a las personas mejorar sus procesos productivos, siendo pro-activos y colaborativos en la toma de desiciones. 

El entusiasmo siguió en aumento hasta hoy (y sigue!), muchas horas de trabajo, mucho aprender, prueba-error-corrección, empezar tres veces desde cero, hasta tomé un curso de varios meses (decir que estudié es muy pretencioso), y poco a poco empecé a vislumbrar el gran desafío que implicaría crear una empresa con posibilidades de escalar. Sentir eso, con convicción verdadera, ya es un logro en sí para mí.

Arrancó 2019, y puedo decir que aquella idea se convirtió en una realidad, aunque los desafíos no terminan, es más, siento que recién empiezan. Va a ser un año difícil para todos, pero yo al menos tendré motivos para seguir adelante porque a este sueño aún no le veo límite.

Y para termina este breve relato / lanzamiento, les cuento algunos problemas que detectamos y que ya estamos solucionando, para que tengan una idea de que se trata todo esto:

Podemos medir la temperatura y la humedad del aire en sitios sensibles como invernaderos, trazar el historial de la cadena de frío de alimentos para control de calidad, alertar cuando se producen cortes de energía eléctrica o subas de temperatura que pudieren dañar cierta producción. Podemos monitorear niveles de líquido en bebederos y tanques de zonas rurales evitando el sufrimiento o la muerte de los animales. También podemos medir la temperatura en líquidos, tanques de leche, etc. Conocer el momento exacto cuando se produce la apertura o cierre de puertas y portones, fundamentalmente en sitios alejados o donde se requiere por razones de seguridad. Estamos desarrollando sensores con cámaras que permiten conocer el estado de los caminos rurales o también monitorear trampas de plagas y anticipar brotes de enfermedades. Esto último, por ejemplo, en colaboración con la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba

Página lanzamiento https://vasconisolutions.com

Sensor

App

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *